L'Association de soutien

Les Petites Sœurs de Marie

 

Asociación de Apoyo a las Hermanitas de María, Madre del Redentor

- - -

Mensaje de las Hermanas Pequeñas de Redemptoris Mater

19 de marzo de 2020

Solemnidad de San José

Queridos amigos,

Hace tiempo que no les hemos dado ninguna noticia, y en estos tiempos difíciles que atraviesa nuestro país, queremos decirles que el encierro al que todos estamos sometidos, por el bien de cada uno, no tiene nada que ver con los profundos lazos que la oración y el afecto han tejido entre nosotros. Así, sabemos que nos encontramos, tan a menudo como deseamos, en esa comunión de santos tan querida para nuestra fe.

En esta solemnidad de San José, queremos empezar reiterando nuestra más profunda gratitud por su apoyo. En esta larga prueba, todavía hay muchos de ustedes con nosotros, rodeándonos de mil maneras, cada una más delicada y efectiva que la anterior. Tu oración nos sostiene en nuestra vida diaria y nos permite estar a los pies de la Cruz, como la Virgen María contemplando la crucifixión de su más querido tesoro, su Hijo, su Dios.

En estas horas queremos continuar nuestra vocación, seguir intentando ser como él, en esta ofrenda tan confiada como crucificante, seguros de que Jesús está ahí, y que él mismo lleva nuestra Cruz.

Así, no podemos sino estar seguros de la fecundidad de esta prueba, dolorosa entre todas, pero que ofrecemos por la Iglesia y sus representantes.

Hasta la fecha, no tenemos más noticias para compartir con ustedes. Todavía estamos en la etapa de negociaciones, que sin duda está llegando a su fin. Le mantendremos informado lo antes posible.

 

Mientras tanto, le sugerimos que se una a nosotros de manera especial en nuestra oración a San José :

Glorioso San José, jefe de la Sagrada Familia de Nazaret,

tan celoso en proveer todas sus necesidades,

extiende tu tierna solicitud a nuestras familias, seres queridos y comunidades.

Tomar bajo su guía todos los asuntos espirituales

y temporales que les conciernen,

y que su resultado sea para la gloria de Dios

y la salvación de nuestras almas.

Amen